"HIJA PRODIGIOSA"





Dicen que la lluvia,
son lágrimas de ángeles,
que lloran, cuando aquí, bajo el sol,
no alcanzan a verte...,
a verte reír, a verte llorar,
o no alcanzan a verte, caminar ...
Y dicen que el hombre,
que trata a una mujer como princesa,
demuestra que fue educado, por una reina.
Y yo, te digo, que con mucho gusto,
si pudiera matarte, te mataría,
y luego,
si pudiera resucitarte, te resucitaría ...
Haber si así,
al abrir los ojos de nuevo,
puedes entender de una vez,
todo lo que hoy no entiendes ...



El reloj tembloroso,
marca las horas, en la estación ...
dos pasos y, nos vamos a ver.
Un abrazo, dos besos y,
la puerta de la casa se abrió,
y un sin fin de sueños,
nacieron de nosotros dos ...



Cuatro veces hemos muerto,
y cuatro veces hemos resucitado,
tú lo sabes y yo lo sé.
Te hiciste dueña de mi dolor,
y yo me hice dueño del tuyo,
así,
como tiene que ser ...
Y el amor duele,
pero aún así, seguimos ...



Más de mil caminos,
hacia el paraíso,
caminamos ...,
y más de mil caminos,
que iban hacia el infierno,
nos encontramos.
Juntos los dos,
tú a mi lado ...,
y yo como tú,
alguna vez,
también te he fallado ...



Hija prodigiosa,
naciste libre y libre eres,
y jamás te quise retener ...
Te marchaste más de dos veces,
y jamás te dije, que te marcharas,
pero yo te esperé.
Tú me ayudaste,
y yo, te ayudé ...



Y así, un día quise curar tu herida,
y la medio curé ...,
éso tú ya lo sabes y yo lo sé,
volviste donde siempre debiste volver,
donde querías estar,
en aquel lugar,
en esa tierra, que te vio nacer ...
Y ahora,
yo aún no te lo he dicho, y éso lo debes saber,
por éso, hija prodigiosa, no me vuelvas a decir,
que te he dejado ..., de querer.



©Vicente V. Solera

No hay comentarios: