“NO MÁS ALLÁ DE DONDE ALCANZA NUESTRA MIRADA”



Descendiendo por las laderas
de hierba bañada,
por la lluvia de un futuro incierto,
con todo su mundo reflejado,
en una sola mirada,
va el corazón inocente,
el corazón indefenso,
va la infancia deseosa,
de besar este cielo inmenso.



El niño,
con su edad encadenada,
camina hacia el tortuoso gesto,
de su destino tirano,
lo podemos leer
en las huellas de sus pies y,
en las huellas de cada mano.
Encadenado está,
a un martillo y a una piedra.
El niño, tan niño, y tiene ya,
su pico y su pala, como herramienta.
Sus ilusiones se enredan entre la hiedra,
ilusiones de volver a su infancia dorada.
Pero allá, en la cumbre,
cada segundo se clava,
en su tierna espalda,
como una cruel puñalada.



Y el niño, sueña despierto …
¡ Cuándo dejaré de beber esta hiel … !
¡ Cuándo despertaran mis bellas fábulas … !
Quisiera que todo lo poco que he vivido,
sea un mal sueño, que sólo siento en mi piel,
cuando estoy dormido.



Por los senderos de hierba,
lluvia, barro y piedra,
rostro triste, tristes ojos,
de una infancia casi destrozada.
El niño, tan niño y,
de picar piedra,
ya tiene su corta edad, ensangrentada.



A su infancia la están matando,
y a su futuro también lo mataran.
Las canciones de su niñez, se están acabando,
el niño se está haciendo mayor,
y sus sueños de ser algo más …,
siguen dormidos y esperando,
donde los mayores…,
seguimos viendo, su infancia encadenada …,
no más allá …
No más allá de donde alcanza nuestra mirada.























Autor:( Copyright) Vicente V. Solera


5 comentarios:

Esther dijo...

Muy buena poesía para esos niños a los que les están robando la infancia,seguro que si la oyeran (leer no porque seguro que los pobres no saben) se emocionarían al oirla al sentirse identificados en ella... Besos solidarios^^

DianNa_ dijo...

Que bonitas palabras para una historia tan triste e injusta ...

Te leí en el blog de Naveganterojo y decidí venir a fisgar ;)

Saludos^^

Naveganterojo dijo...

Esta dianna es una fisgona,ja,ja.
El dia que veamos o escuchemos una noticia sobre los trabajos forzados de estas criaturas y nos levantemos de nuestra comoda butaca con rabia en el corazon,ese dia,ese dia se acabara esta verguenza,pero mientra sigamos cambiando de canal,por que esa noticia le hace daño a los ojos tiernos de nuestros hijos,esos niños seguiran sufriendo.
Saludos amigo

Naveganterojo dijo...

Para devolverte el favor,te mando esta pagina que te puede interesar.
Un abrazo amigo.
http://www.fonditos.com/

Raquel Fernández dijo...

Qué duro este poema, Vicente, qué real y tremendo. Me recodó al Niño Yuntero de Miguel Hernández.
"...Encadenado está,
a un martillo y a una piedra..."
Qué realidad terrible y cuánta belleza tienen tus palabras.
Un beso grande.