“POR EL CAMINO DE LOS DESEOS”


Una vez más, voy rumbo hacia ti,
viajando por el camino de los deseos,
equipaje lleno de ilusiones para mi,
y un billete a la estación de tus besos.



Y que difícil se hace,
que difícil seguir en este viaje,
el destino nunca estuvo a nuestro favor,
y el trayecto es tan largo y el espacio tan grande,
que no sentimos el dulce e intenso calor.



Una vez más, voy camino hacia ti.
Una vez más, te esperaré allí.



Y si tú, ahora, aunque sólo fuera por un instante,
de mis deseos tú pudieras adueñarte;



amiga, tú serias, princesa del sol y princesa del viento,
del sol que da a mi vida luz,
y del viento que acompaña a mi inquietud,
amiga, serias, dueña de mi tierra y dueña de tu mar,
reina de todos estos deseos y reina del tiempo,
tiempo que ahora, muy lentamente sigue su caminar.



Pero cuanta confusión sin escuchar tu mensaje,
seguir oyendo como ecos, los sonidos de tu voz,
y llevar yo solo, todo este pesado equipaje,
mientras el tiempo no pasa tan veloz.



Amiga, si tú hoy, pudieras ser la realidad de mis deseos,
y mañana fueras las verdades de mis sueños;



serias hoy, dueña del frío que siento,
y mañana dueña de mi calor,
dueña de la lluvia que bebo con mi sentimiento,
y calma profunda serias, de mi dolor.



Y que fácil seria seguir así en este caminar,
y aunque sé que hoy no te voy a ver,
mañana sí podríamos seguir y crear,
en el camino de los deseos, un futuro de amor y placer.



Amiga, entre los dos no seria tan pesado
seguir en este largo viaje.
Amiga, entre los dos, sonreiría el pasado,
y seria también más sencillo, ordenar todo este …, equipaje.



Cada noche con nuestros ojos, podríamos dibujar,
corazones para el alba y sonrisas para el amanecer,
para que nuestras ilusiones y nuestros sueños dejen de divagar,
para seguir viajando, rumbo a un futuro que nos haga cada día rejuvenecer.


Ya todo seria verdad,
que el amor existe y es una realidad,
y en el camino de los deseos,
descubriríamos que no está tan lejos,
la luz de nuestra libertad.



Pero será triste y difícil será seguir,
si vuelvo o vuelves a llegar tarde,
y se marcha este sentir,
y los deseos de esta vida,
contigo, juntos, amiga,
no los podamos compartir.



Una vez más, voy rumbo hacia ti,
con mi billete de esperanzas, por el camino de los deseos.
Una vez más, te esperaré allí,
con mi equipaje lleno de ilusiones, en la estación de tus besos.



















Autor:( Copyright)
Vicente V. Solera

4 comentarios:

Naveganterojo dijo...

Precioso poema,la distancia a veces es una carga muy pesada de llevar,y el tiempo se lleva nuestras ilusiones a demasiada velocidad.
Saludos

Raquel Fernández dijo...

Por el camino de los deseos vamos llegando a todos aquellos a quienes amamos. Precioso poema.
Un beso muy grande.

Esther dijo...

Me ha encantado y como bien dice navegante a veces en el amor la distancia pesa mucho pero creo que si es un amor verdadero merece la pena luchar por el, el destino a veces hace que se acorten las distancias, ojalá sea ese tu caso y se acorten y te sientas más cerca de tu amada..

Besos

DianNa_ dijo...

Lo importante es intentar no dejar pasar ese tren y subir valientemente a el, agarrar las ilusiones con las manos y dejarse llevar... mañana será otro día.

Es precioso :)

Besos