"EN ESA MÁGICA NOCHE ..."


Tus perversas miradas,
rompieron esa nube de fantasías...,
le dieron más vida al trueno envenenado,
de nuestra inquietud,
y despertaron a ese inmenso hilo de luz,
que relampaguea,
provocando la triste tempestad...
Y mis fieras palabras,
abrieron de nuevo la herida,
y en ese mismo instante,
nos sumergimos,
en nuestro silencio y perplejidad.


Muchas horas estuvimos sin poder dormir,
desde entonces.
Y fue difícil para mí,
pero todo aquel derroche...,
simplemente fue,
una mala..., una mala noche.


Por eso,
mañana quisiera besarte como tú ya sabes,
tiernamente, buscando tu estrella,
con el corazón de la luna como testigo,
embriagarme de las sombras de la medianoche,
en tu honor,
y conseguir así,
aliviarnos de la fatiga y de la lucha,
hasta que salga el nuevo sol.


Cada día caminamos por la cuerda floja,
con los ojos muy bien abiertos,
con la mente despierta,
con el corazón desnudo,
al mundo,
y con una sonrisa,
disimulando nuestros miedos...,
esa, esa es la verdad.
Pero la misma triste condena de ayer,
nos hace ver la realidad.


Nosotros estamos en el mismo barco,
intentando mantenernos a flote,
recoge todos los momentos vividos,
mételos dentro de tu corazón,
y déjame ahora entrar,
donde tus sentimientos están ocultos.
Nosotros navegamos en un mismo mar,
y si tú te hundes, yo me hundo...
Pero todo se puede evitar,
sólo si no dejamos de ser humanos...
Hemos perdido demasiadas horas ya...,
y todo, todo por desconfiar...


Nuestras miradas abrirán otra vez,
esa nube blanca de fantasías nuevas,
y despertaran a ese inmenso rayo de luz,
que relampaguea,
provocando la dulce tempestad...
Porque nuestras madrugadas,
aullaron en cada rincón,
añorando nuestra piel,
añorando nuestra esencia de amor,
y las mismas excitantes drogas de ayer,
nos hicieron ver la realidad.
Simplemente fue un mal sueño para los dos,
en esa mágica noche, de fuego y de color.

 
  ©Vicente V. Solera

"Y ADIÓS. ADIÓS ... MUÑECA DE FÁBULA. ADIÓS."


Yo siempre vi en ti,
una mirada azul transparente,
en esos cálidos ojos,
pero por esa niñez atrapada
por fantasmas del pasado ...,
le lloraste al sol, le sonreíste a la luna,
descubriste demasiado pronto,
el error de los hombres ...
¿ y qué és lo que has encontrado?
imagen fría, por una mirada cálida,
palabras envenenadas,
por susurros que harían sonreír a tu alma.
Mañana deseada ..., ya no eres muy bienvenida,
apesar de que te esforzaste,
por hacerlo lo mejor posible.



La ignorancia nos hace sentirnos,
como almas perdidas,
año tras año,
recorriendo el mismo circulo sin final ...,
sin saber de nosotros,
sin aprender de nuestra verdad ...,
y siempre nadando en el mismo viejo mar ...



Y adiós, adiós...Muñeca de fábula. Adiós.



Tal vez, jamás sabrás distinguir,
una sonrisa verdadera,
por un cumplido de sonrisa,
tal vez, jamás sabrás distinguir,
un abrazo sincero,
por un extraño de abrazo ...
Ojalá hubieses estado antes aquí ...,
ojalá,
para aprender de lo que siempre vi en ti ...



Y se quedará la nostalgia,
de no poder conocerte algo más,
saber lo que sientes,
tus inquietudes, tu verdad ...,
el latido de tus sueños y,
sentir tu fábula, convertida en realidad.



¿ Tú crees que sabrás algún día, distinguir,
una palabra sincera, por envenenadas palabras?
¿ Tú piensas que algún día podrás apreciar,
el valor de un sentimiento verdadero ,
por un confuso razonamiento ...?



Ojalá hubieses estado antes aquí ...,
ojalá,
podríamos haber cabalgado por caminos sin fin,
y podríamos haber soñado,
en esos cielos azules del deseo,
que no entienden de confusiones,
ni entienden de suspiros sin sentido,
solamente entienden,
lo que serían solo alegrías para tí ...
Ojalá hubieses estado antes aquí ...,
ojalá,
hubiera aprendido ...,
de lo que jamás me dejaste aprender de ti.



Y adiós, adiós...Muñeca de fábula. Adiós.
Adiós,
tal vez, jamás nos acariciará la brisa del mañana,
juntos a los dos ...
Y adiós, ... Muñeca..., adiós. Muñeca de fábula. Adiós.




©Vicente V. Solera

"HIJA PRODIGIOSA"





Dicen que la lluvia,
son lágrimas de ángeles,
que lloran, cuando aquí, bajo el sol,
no alcanzan a verte...,
a verte reír, a verte llorar,
o no alcanzan a verte, caminar ...
Y dicen que el hombre,
que trata a una mujer como princesa,
demuestra que fue educado, por una reina.
Y yo, te digo, que con mucho gusto,
si pudiera matarte, te mataría,
y luego,
si pudiera resucitarte, te resucitaría ...
Haber si así,
al abrir los ojos de nuevo,
puedes entender de una vez,
todo lo que hoy no entiendes ...



El reloj tembloroso,
marca las horas, en la estación ...
dos pasos y, nos vamos a ver.
Un abrazo, dos besos y,
la puerta de la casa se abrió,
y un sin fin de sueños,
nacieron de nosotros dos ...



Cuatro veces hemos muerto,
y cuatro veces hemos resucitado,
tú lo sabes y yo lo sé.
Te hiciste dueña de mi dolor,
y yo me hice dueño del tuyo,
así,
como tiene que ser ...
Y el amor duele,
pero aún así, seguimos ...



Más de mil caminos,
hacia el paraíso,
caminamos ...,
y más de mil caminos,
que iban hacia el infierno,
nos encontramos.
Juntos los dos,
tú a mi lado ...,
y yo como tú,
alguna vez,
también te he fallado ...



Hija prodigiosa,
naciste libre y libre eres,
y jamás te quise retener ...
Te marchaste más de dos veces,
y jamás te dije, que te marcharas,
pero yo te esperé.
Tú me ayudaste,
y yo, te ayudé ...



Y así, un día quise curar tu herida,
y la medio curé ...,
éso tú ya lo sabes y yo lo sé,
volviste donde siempre debiste volver,
donde querías estar,
en aquel lugar,
en esa tierra, que te vio nacer ...
Y ahora,
yo aún no te lo he dicho, y éso lo debes saber,
por éso, hija prodigiosa, no me vuelvas a decir,
que te he dejado ..., de querer.



©Vicente V. Solera

"DE CRISTAL ..."


Un suspiro que se acerca,
tres lágrimas que me ahogan,
dos historias que me hacen respirar,
pero su piel desgarrada, no deja de sangrar.



Dos corazones que se anudan,
una vida nueva que palpita,
la mentira de un viejo amor ya terminó,
pero más de mil preguntas se quedan esperando,
y a la niña, su luna, de cristal..., se le quedó.



Gritos y llantos me suplican,
una mirada desesperada me cautiva,
prisionero de su pasado me hizo ser,
y el amor pudo más que las sombras del ayer.



Más de mil silencios esperan los besos de élla ...,
una madre que amamanta tristeza en cada sonrisa,
un amor que jamás terminó, un corazón que está a su lado,
y a la niña, su atardecer, de cristal..., la cogió de la mano.


Gritos enmudecen mi voz,
el aliento de un cuerpo sin luz en su mirada,
yo entregado a élla y mi tierra palpita,
mientras que la mentira de un te quiero,
sin ser verdadero, fue olvidado con el tiempo.



Unos tiempos de locura,
unos pies que caminan, sin saber dónde van,
un corazón que no perdona y otro que suplica,
y a la niña, el tiempo, de cristal..., se le fue.



Una nube de luz oscura,
ojos verdes en la noche, sobre luces que palpitan,
una llamada..., más de una pregunta y, nadie contesta,
una vida que comienza,
una infancia que va creciendo,
y una voz que se apaga,
mientras que pasa y pasa, el tiempo.



Una herida que no cicatriza,
más de tres veces la esperé,
más de tres veces la amé ...,
y esta vez, ya es la última ...



Unos abrazos que jamás sabran dónde iran,
ni yo lo sabré, ni élla lo sabrá,
lo absurdo de una mañana sin razón,
y a la niña, de cristal..., el mundo se le quedó,
de cristal, hoy se le quedó,
otra vez, como ayer ..., para los dos.



©Vicente V. Solera