"PRINCESA DE LA MAÑANA. REINA DE LA MADRUGADA"



Me duelen los ojos de no verte reír.
Princesa de la mañana.
Reina de la madrugada.
Tú, que piensas que no te queda nada,
y sientes que no puedes resistir,
que ahora tienes perdida la mirada
y duermen tus ganas de vivir.



Tú, que tienes las ilusiones dormidas,
y sientes en tu alma un vacío,
y por un amor hipócrita que te abrió las heridas,
tienes el corazón, el corazón herido;



sonríele a tu alborada,
deja que amanezca dentro de ti,
y escucha el viento otra vez,
para que puedas sentir tu piel,
para que pueda morir esa hiel.



Y vuelve a sonreír,

para que dejen de existir,
todos esos malos momentos que te hicieron daño,
para que pueda morir,
toda esa vida de tristeza y desengaño.



Me duelen los ojos de no verte feliz.
Princesa de la mañana,
reina de la madrugada,
deja que entre el alba dentro de ti.



Tú, que crees que vivirás siempre en ese infierno,

momentos que no comprendes,
llegará el día que se disipará todo tu tormento,
cuando de este mal sueño despiertes.



Sonríele, sonríele a tu alborada,
para que vuelva la vida,
la vida que un día dejaste de sentir,
y así, todo lo que ahora deseas y no tienes,
un día lo tendrás, cuando de este mal sueños, despiertes.



Pero deja, deja que amanezca dentro de ti,

y nacerá como un nuevo amanecer,
todo aquello que un día dejaste de vivir.



Princesa de la mañana,

reina de la madrugada,
sonríele, sonríele a tu alborada,
que me duelen los ojos de no verte feliz,
y me duelen los ojos de no verte, de no verte reír.






Autor:( Copyright) Vicente V. Solera


2 comentarios:

Raquel Fernández dijo...

Leí tu poema y me emocioné mucho, muchísimo. Casi me siento esa maravillosa princesa de la mañana, reina de la madrugada.
Qué bellas palabras para curar el dolor: "...deja que amanezca dentro de ti..."
Hermoso. Muy hermoso.
Gracias por todo y un beso muy, muy grande!

GISELLA VERASTEGUI dijo...

Hola Vicente
Esta precioso tu poema y muy real, pero todo en esta vida tiene su tiempo y su proceso, "no hay mal que dure 100 years ni cuerpo que lo resista" eso es un hecho, el sufrimiento es como un virus, asi como llega se va y se va cuando uno decide que se vaya, luego cuando desaparece y uno se renueva, siempre queda la pregunta... Como pude haber estado tan mal? Muchas felicidades...